Atención médica y sanitaria desde una perspectiva bio-psico-social


Atención médica y sanitaria desde una perspectiva bio-psico-social

Entrevista realizada por la Web ProntoPro


 Unai González Caño nació en Bilbao en el año 1982. Es el Director del Centro Sanitario Salud Integral Bilbao, especializado en Fisioterapia, Osteopatía, Nutrición, Psicología y Filosofía. Su gabinete ofrece atención a las necesidades que en el plano de la salud precisen sus pacientes, siempre trabajando de forma individual, personalizada, sin contacto con otros pacientes y con el buen hacer, desde la experiencia y correcta praxis que deben guiar el trabajo de todo profesional sanitario. 

 

Su larga trayectoria y experiencia, le otorga toda la seguridad que requiere el paciente para enfrentarse a un tratamiento con plena confianza. Unai, tiene ese camino bastante abonado, pues ha sido miembro de los diferentes colegios sanitarios y asociaciones españolas en las diferentes ramas y especialidades sanitarias de las que dispone el gabinete; con una amplia trayectoria profesional y docente tanto en Bilbao, como en Barcelona y Francia; países y centros en los que ha realizado su labor clínica y docente desde hace más de 17 años.

 

Actualmente, lleva a cabo la práctica clínica simultáneamente en Francia y en Bilbao, junto con la labor docente de alumnos de prácticas tanto de Grado como de Postgrado (Univ. Blanquerna Ramón Llull (Barcelona), Escuelas Universitarias Gimbernat (Barcelona), Universidad Internacional de Cataluña (Barcelona), Fundación Universitaria del Bagés (Manresa, Barcelona), Universidad San Jorge (Zaragoza), Universidad de Dax (Francia), Universidad de Bordeaux (Francia), e investigador en el terreno de la  fisioterapia, siendo titular en un Hospital Universitario en Francia, asociado a la Facultad de Medicina de Bordeaux.

 

El Centro Sanitario Salud Integral Bilbao, se encuentra ubicado en la Calle Gran Vía número 63 Bis, Planta 1a – letra C, en el mismo centro de la capital Vizcaína, siendo el único referente local que reúne sus características. Se ha formado tanto en el plano estatal como en el europeo, siendo profesor de alumnos de prácticas en Cataluña y Francia, donde es funcionario de carrera titular actualmente en excedencia para ejercer en el centro que fundó hace ya dos años.

 

Las áreas de especialización que trabaja en su consulta son la Fisioterapia, Osteopatía, Nutrición, Psicología General Sanitaria, Filosofía; y sobre todo el tratamiento del dolor crónico y complejo. Es Socio colaborador de la Sociedad Española de Fisioterapia y Dolor, así como de la Sociedad Española del Dolor, siendo miembro numerario en ambas Sociedades científicas.También colegiado en el Colegio Oficial de Fisioterapeutas del Colegio Oficial de Fisioterapeutas del País Vasco y del Colegio Oficial de Psicólogos de Vizcaya.

 

Unai tiene planes de comenzar a desarrollar su tesis doctoral; por tanto, comenzar a trabajar en el ámbito de la investigación, así como iniciar estudios de Grado en Medicina. Estos son los retos de cara al año próximo. Comenta que su motivación para dedicarse a la atención de personas enfermas, está en su vida desde la infancia, pues siempre se sintió atraído por el trabajo de quienes prestan servicios de salud. En su familia hay personas que se han dedicado al mundo médico y sanitario, por lo que pudiera decirse que además es algo que lleva en la sangre.

 

Este joven profesional de la salud, tiene una visión muy clara de lo que significa ser un profesional de la salud y le preocupa enormemente de qué forma han ido proliferando sistemas alternativos no sanitarios para el tratamiento de enfermedades. Desde su óptica, no tienen bases sólidas en la medicina científica y son puestas en práctica por personas que no cuentan con una formación que realmente les acredite para esta praxis.

 

Unai, ¿tus diferentes áreas de especialización tienen algún punto de unión? ¿Cómo manifiestas a tus clientes la posibilidad de mejorar su estado de salud con un planteamiento holístico de salud?

 

No se trata de un tratamiento holístico. Además debo acotar que al paciente prefiero denominarlo padeciente, ya que no solo viene padeciendo una enfermedad sino que también esta les trastoca y les condiciona muchos aspectos de su vida, como el laboral, social, familiar, personal etc.Tratamos personas, no objetos, no enfermedades.

 

A este, el padeciente, hay que ofrecerle y explicarle lo que necesita y padece, no aquello que por ideas infundadas erróneamente ya sea por internet, ya sea por personas que de manera “intrusista”, se hacen pasar por profesionales sanitarios debido a que han realizado una formación de fin de semana y les dan un diploma sin ningún tipo de acreditación seria.

 

Al padeciente hay que explicarle y tratarle según el correcto diagnóstico que se le haga. Esta fase es la más importante. Si no sabes lo que le sucede a la persona, no puedes darle lo que en verdad necesita. Y esta labor se lleva a cabo de forma conjunta entre muchos profesionales sanitarios. El trabajo o tratamiento holístico, hemos escuchado siempre esta palabra, en aquellas personas como he mencionado anteriormente que no tienen ningún tipo de formación sanitaria, universitaria, ni oficial.

 

Es una palabra muy utilizada en centros o lugares donde se hacen mil y una terapias naturales u holísticas como se denominan, y dicen que tratan al paciente de una forma global. Bueno, mire, a esto es a lo que me refiero. El tratamiento holístico ya se le dispone a la persona que acude a consulta de un profesional sanitario, escuchándole, dándole la mano, ayudándole a sentarse en la silla, abriéndole la puerta y en definitiva, tratándole como persona humana que es.

 

Nuestra profesión sanitaria, y me refiero a cualquier profesión sanitaria, se trata de una profesión científico-sanitaria per se, pero también humanista. De ahí mí formación en otras áreas. A la persona se la ha de tratar primero como he dicho, dándole lo que requiere; y segundo, sin que pierda la esencia que posee; la de ser humano, en primer y último término. Esto es un tratamiento holístico sí así le quieren denominar.

 

El tratamiento pasa por no tratar la enfermedad en sí, sino también abordar al padeciente, desde todas sus vertientes bio-psico-sociales, y para ello existen los profesionales sanitarios adecuados. Estamos el/la medico/a, el/la enfermero/a, el /la fisioterapeuta, el/la nutricionista, el/la asistente/a social, el/a psicólogo/a y muchos más profesionales sanitarios universitarios implicados que se encargan de tratar a la persona según las vertientes o bases de su situación que han sido alteradas.

 

A esto, mejor que holístico prefiero y me parece etimológicamente y académicamente más adecuado denominarlo como pluridisciplinar. Y hemos de trabajar mucho para sacar a la luz y desenmascarar a esas personas no sanitarias y en el intrusismo que se produce en la profesión sanitaria.

 

 

¿Qué camilla prefieres utilizar en tu trabajo y por qué?

Realizo mi práctica clínica en una camilla eléctrica, por facilidad de manejo y por adaptabilidad a mi estatura y a las condiciones de la persona que acude a consulta.

 

¿Qué servicio ofrecés a tus pacientes a través de la Filosofía?¿Con qué finalidad?

La filosofía, como principal rama del saber desde hace ya milenios, mantiene actual la ingente cantidad de información que actualmente disponemos. Ayuda a resolver preguntas profundas y existenciales, aportando por tanto a otras especialidades tanto médicas, en lo relativo a los paradigmas éticos y los problemas biomédicos del siglo XXI; como ayudando a psicólogos y especialistas de la mente a resolver, de una manera más global, los problemas de salud mental con los que acuden los padecientes.

 

Ayuda más si cabe, al profesional sanitario a tratar de una manera más humana y también en la resolución de problemas ético-morales que a nivel sanitario se plantean día a día.

 

 

¿De qué manera consigue la Osteopatía activar o mejorar los sistemas de autorregulación del cuerpo?¿Cuáles suelen ser las causas principales de problemas en este sistema de autorregulación?¿Cómo intervienes para sanarlos?

 

La osteopatía, complementada con la medicina, la fisioterapia, la psicología, la nutrición, la actividad física, y en general con aquellas especialidades que ayudan a mantener la base de la salud; permite complementar en la re-armonización del sistema músculo-esquelético, que, complementado con una buena dieta, un ejercicio físico regular, un trabajo psicológico y demás acciones supervisadas solo y exclusivamente por profesionales sanitarios universitarios y colegiados, contribuye a mantener el estado optimo de salud, así como conseguirlo cuando el dolor o la enfermedad aparecen en la vida de la persona.

 

El sistema de autorregulación, lo posee ya el propio organismo. Como he mencionado anteriormente. El propio cuerpo desde que desarrolla o afloran las necesidades básicas, es capaz por el mismo de autorregularse. Ello es, una buena calidad de sueño, un bienestar bio-psico-social, un trabajo que aporte el dinero suficiente y en una jornada laboral con un horario adecuado que permita la conciliación familiar, para poder llevar a cabo las actividades tanto deportivas como lúdicas; para que la persona se sienta satisfecha con su vida.

 

Si nutricionalmente, socialmente, laboralmente, físicamente, psicológicamente, le damos al cuerpo aquello que necesita, el mismo es capaz de funcionar correctamente. Esto siempre y cuando no haya una enfermedad de base, claro está; para la cual también la persona acude al especialista más acorde a su enfermedad. El profesional, ayuda a que el padeciente mejore su estado de salud, si no puede mejorarlo; ayudar a hacer más soportable el padecimiento de la persona enferma. Hay que saber que todo profesional sanitario aprende y está marcado con una impronta propia de nuestra profesión sanitaria: acompañar a la persona enferma y a su familia, siempre.

 

Por ello, en el ámbito de la osteopatía, existen técnicas que la fisioterapia también dispone y la prescripción de ejercicio físico y nutricional, como base para el tratamiento de aquellas afecciones del sistema músculo-esquelético, por ello, no existen recetas, o al menos yo no las doy. Hay que tratar a la persona tras una evaluación exhaustiva e interdisciplinar y darle lo que necesita, no lo que la persona nos pida o lo que muchos, mal llamados profesionales que no son sanitarios llevan a cabo. Dar recetas y protocolos.

 

Una visión pluridisciplinar de la salud que se enfoca en el padeciente

 

Unai González Caño, es el Director del Centro Sanitario Salud Integral Bilbao. Para él, cada persona que asiste a su centro es un padeciente, a quien hay que ayudar a superar su problema de salud, pero sobre todo explicarle lo que necesita y padece. Trabaja junto a otros profesionales que también apuestan por la osteopatía, complementada con la medicina, la fisioterapia, la psicología, la nutrición, la actividad física, y en general con aquellas especialidades que contribuyen a mantener la base de la salud. Les interesa fomentar y activar los mecanismos para la re-armonización del sistema músculo-esquelético, insistiendo en la importancia de complementarlo con una buena dieta, ejercicio físico regular, trabajo psicológico y demás acciones terapéuticas, siempre bajo la supervisión de profesionales universitarios sanitarios colegiados.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0