Visual distortion of a limb modulates the pain and swelling evoked bymovement.


Visual distortion of a limb modulates the pain and swelling evoked bymovement.

Naghshi S, Sadeghi O, Willet W, Esmaillzadeh A


En el presente artículo se llevó a cabo un meta-análisis donde se evidenció que las dietas altas
en proteínas, particularmente de origen vegetal, se encuentran relacionadas con un menor
riesgo de muerte por cualquier causa. De tal modo que dicho estudio, respalda la evidencia en
numerosos estudios previos donde las recomendaciones dietéticas para el aumento de
consumo de proteínas vegetales, producen efectos beneficiosos y cardiosaludables entre otros.


Así, las dietas ricas en proteínas de origen vegetal como los guisantes, frijoles, lentejas además
de granos enteros y nueces; se relacionaron con un menor riesgo y probabilidad de
padecimiento de enfermedades como diabetes, enfermedades cardiovasculares y de
accidentes cerebrovasculares. A la postre, el consumo de proteína de origen animal como la
carne roja, se relacionó con una mayor incidencia de problemas de salud como los anotados
anteriormente.


Se revisaron resultados de un total de 32 estudios sobre la estimación para la probabilidad de
padecimiento de enfermedad cardiovascular, su mortandad y también de cáncer en adultos a
partir de 19 años en adelante. Con los resultados de dichos estudios, se analizó mediante
modelos matemáticos, los resultados en relación a los efectos de las categorías altas de
consumo y de las más bajas en cuanto a la ingesta de proteínas, analizando los resultados en
relación al binomio dosis-respuesta entre ingesta y mortalidad.


Durante un periodo temporal de seguimiento de 32 años, acontecieron 113.039 fallecimientos
de los cuales 16.429 fueron por enfermedad cardiovascular y 22.303 por cáncer de un total de
715.128 participantes en el total de estudios analizados.


De los resultados obtenidos se puede destacar que el alto consumo de proteína total, se asoció
con un menor riesgo de mortalidad por todas las causas en comparación con un consumo bajo.
Asociándose como el consumo de proteína de origen vegetal, disminuyó en un 8% la
mortalidad por todas las causas y un riesgo 8% menor de mortandad por patología
cardiovascular. Por el contrario, el consumo de proteína animal no asoció significativamente un
mayor riesgo de padecimiento de enfermedad cardiovascular ni de cáncer.


Otro dato interesante es que los estudios mostraron que un 3% de la energía de las proteínas
vegetales consumidas diariamente, se asoció con un indice de riesgo del 5% menor de muerte
por otro tipo de causas.


La idea, es que los efectos beneficiosos del consumo de proteína de origen vegetal, incluye
cambios positivos en el control de la presión arterial, los indices de colesterol LDL y HDL, los
niveles de azúcar en sangre, ayudando a prevenir enfermedades cardiocirculatorias, diabetes
del tipo II y algunos tipos de cáncer.


En resumen, y reforzando los datos previos de numerosos estudios anteriores; las
recomendaciones dietéticas donde se incluya un mayor consumo de proteína vegetal en
detrimento de la animal, apoya los resultados avalados por los investigadores en diversos
campos de las ciencias biomédicas; donde este tipo de mejoras en la dieta permiten mostrar un
gran efecto en la longevidad de la población en general.

 

https://www.bmj.com/content/370/bmj.m2412

doi: https://doi.org/10.1136/bmj.m2412

 


Escribir comentario

Comentarios: 0