Sacyl implanta la primera unidad española para tratar el dolor crónico sin fármacos


Sacyl implanta la primera unidad española paratratar el dolor crónico sin fármacos

Ana Santiago. Periodista del diario El Norte de Castilla.

asantiago@elnortedecastilla.es


En esta entrega mensual, les dejo un artículo del diario El Norte de Castilla, escrito por la
periodista Ana Santiago en el que se expone el tratamiento de pacientes con dolor crónico
mediante ejercicio terapéutico de la mano de dos expertos investigadores y fisioterapeutas en
el campo del tratamiento de este tipo de padecimiento; Miguel Ángel Galán y Federico Montero.
Estos dos profesionales, dentro del marco de Sacyl (Sanidad de Castilla y León) se encargan
de explicar a sus pacientes con dolor crónico, entre los que se encuentran la fibromialgia y la
migraña entre las más conocidas; y de tratarlos mediante dicha explicación de como se
comporta el dolor. Actualmente se conoce como pedagogía del dolor y acompañado de una
serie de ejercicios terapéuticos adaptados e individualizados a los pacientes; estos últimos
forman parte activa en el tratamiento con el objetivo de que los pongan en practica en sus
domicilios y en los primeros días a nivel grupal.


El hecho es que un 20% de la población sufren de dolor crónico, lo cual les crea un peregrinar
por diversos profesionales incluidos el psiquiatra y el psicólogo. La hipermedicalización, el
aislamiento y la autoexclusión que a veces se les impone desde los profesionales sanitarios;
viene acompañada de una gran discapacidad que les obliga a vivir aislados en sus domicilios
sin contacto social, creándoles una auténtica patología que puede revertirse y tener solución.
Estos dos expertos, señalan que el problema es una anomalía en la percepción cerebral del
dolor, lo que implica un tratamiento muy diferente a lo que se suelen hacer en hospitales y
unidades de dolor. No se trata de controlar el dolor sino de cambiar el mecanismo de
percepción y respuesta para de ese modo, inhibir el dolor donde la parte activa es el propio
paciente.
Así, los ejercicios están enfocados para que produzcan cambios en la neuroplasticidad y
nerugénesis cerebral. Con la actividad dirigida se consiguen cambios en zonas del cerebro que
están alteradas y que cronifican y mantienen latente dicho dolor: lo que hace que se perpetúe a
pesar de tomar cantidades importantes de fármacos e incluso llevándose a cabo algunas
cirugías para revertir dichos dolores.
Por tanto, es un cambio de paradigma el que está viviendo el tratamiento del dolor. Se puede
mejorar e incluso terminar con él; siempre desde la investigación en neurociencia.

De este modo, los pacientes mejoraron clínicamente entre un 70% y un 80% disminuyendo la
discapacidad, el catastrofismo y el miedo al movimiento, así como conseguir reducir el
consumo de fármacos y de visitas al médico; y claro está, una disminución considerable del
dolor.
Un artículo periodístico muy interesante y que abre la puerta a un nuevo paradigma en el
tratamiento del dolor crónico y complejo; así como hacer atisbar un halo de esperanza a las
personas que padecen este tipo de dolencias.


Escribir comentario

Comentarios: 0